Un Angel Barbudo - Criadero de Bearded Collie


¿Cuando lo llevamos a casa?

Lo ideal es que el cachorrito esté con su madre y hermanos durante los primeros dos meses de vida (60 días). De esta forma se puede mantener una alimentación a base de leche materna que le transmite los anticuerpos necesarios para un correcto desarrollo.

Aproximadamente al mes se puede comenzar a dar, progresivamente, alimentación sólida especial para cachorros por lo que a los dos meses ya comerá únicamente dicho alimento y estará en condiciones de cambiar de hogar.

La llegada al hogar de un cachorro brinda gran alegría a la familia y principalmente a los niños. El cachorro trae toda su frescura, simpatía, ganas de jugar y hacerse querer por todo el núcleo familiar.


La llegada al nuevo hogar

Obviamente cuando el cachorro llegue a su nueva casa estará asustado, temeroso de todo lo que lo rodea, se acaba de separar de su madre y hermanos!! Es por ello que debemos esperar a que se acostumbre a todo lo nuevo y nos vaya conociendo de a poco. Habrá que prestarle la debida atención y el amor necesario, mediante juegos, mimos, etc., hasta su debida adaptación.

Siempre al principio no es conveniente que lo dejemos solo o encerrado por períodos largos de tiempo. El carácter de nuestro cachorro quedará plasmado por el período de adaptación.

Si debemos dejarlo solo entonces tendremos que ir acostumbrándolo primero por poco tiempo, luego cada vez mas y así sucesivamente hasta que pueda estar tranquilo que solo no le pasará nada. También pueden ayudar para estos casos que el cachorro tenga sus juguetes y una radio encendida que le hagan compañía.

Un Bearded puede vivir feliz en cualquier tipo de vivienda, ya sea en una casa con parque o en un departamento. Solamente deberemos respetarle sus paseos diarios con el fin de que hagan ejercicio. También procuraremos brindarles un momento para jugar, lo cual estimulará su correcto desarrollo mental. Si su Bearded de 4 años todavía juega como lo hace un cachorro, déjelo, es completamente normal.


Jugando con el cachorro

El cachorro, muchas veces, se comporta como si fuera un niño por lo tanto necesita jugar diariamente. El juego es parte de su desarrollo psicofísico. Puede enseñarle a traer objetos como una pelotita, chifles, huesitos de cuero etc.

Muchas veces el cachorro salta o se trepa cuando llegan visitas al hogar, esto, por lo general, es visto como un gesto dulce y cariñoso por las visitas. Sin embargo este comportamiento no es el adecuado para nuestro animal, sobre todo teniendo en cuenta que se encuentra en pleno proceso de crecimiento. Enséñele a su perro a sentarse cuando alguien ingresa a la casa y cuando lo haga gratifíquelo con muchos elogios y caricias.

Todos los cachorros tienden a mordisquear objetos, especialmente cuando están en el proceso de dentición (entre la semana número 14 y la 30 de edad). Enséñele a la mascota cuales son los objetos que puede mordisquear. Particularmente nuestra técnica es dejarles a su alcance botellas de plástico de gaseosa aplastadas para que jueguen cuando quieran. Esto también ayudará a que no muerdan cosas que no deben, como por ejemplo sus muebles. Si muerde cualquier otro objeto rételo y dígale “NO” con un tono de voz firme. Nunca le dé al perro un zapato viejo o cualquier otro objeto de la casa para morder, porque se confundirá y creerá que todos los zapatos y los objetos de la casa son para morder.


Alimentación

Cuando nuestro cachorrito llegue a casa ya estará acostumbrado al alimento sólido. Siempre recomendamos no cambiar ni el tipo ni la marca que estaba consumiendo en el criadero, con el fin de prevenir diarreas o rechazo al nuevo alimento.

Sepamos que todo cambio de marca o tipo de alimento, y durante toda la vida del perro, debe hacerse en forma gradual, incrementando de a poco la cantidad de alimento nuevo y reduciendo la cantidad del que queremos reemplazar. De esta forma en una semana aproximadamente el perro estará acostumbrado al alimento que le queremos dar.

Debemos tratar de darle alimentos que cubran todos los requerimientos nutricionales de nuestro ejemplar, obviamente con los de marca reconocida estaremos más seguros de ello. Asimismo, hasta aproximadamente los 18 meses debemos darle alimento para cachorros, ya que poseen refuerzos en su composición especialmente formulados para la etapa de crecimiento de nuestro perro.

Nunca debemos mezclar comida natural con alimento balanceado, ya que precisamente estaremos “desbalanceando” los nutrientes que le brindamos a nuestro perro. No olvidemos que detrás de un alimento reconocido tenemos ingenieros y nutricionistas que han desarrollado la fórmula exacta para la correcta alimentación del ejemplar.

Tampoco nunca debe faltar agua fresca a disposición de nuestro cachorro.


El plan de vacunación de un cachorro

Con el fin de que nuestro cachorrito sea un adulto saludable es que se le practica un plan de vacunación completo en el primer año de vida. Luego, generalmente, es suficiente con las dosis anuales de vacunación que recomiende el veterinario.

Lo usual es que el plan de vacunación comience a los 42 días de vida del cachorro, siendo el mismo el recomendado por el veterinario actuante.

Cuando llevemos el cachorro a casa seguramente tendrá una dosis, quizás si lo retiramos más tarde, dos dosis, lo importante es que lo llevemos a nuestro veterinario de confianza con el fin de que revise el historial del cachorro y recomiende el plan de acción a seguir con el mismo.

Es muy importante que Ud. sepa que hasta que no se haya completado el plan de vacunación es conveniente que el cachorro permanezca en el interior de nuestra vivienda para de esa forma evitar el contacto con otros animales (de los cuales desconocemos su estado sanitario). Cuando el veterinario lo disponga podremos salir a la calle con el cachorro, sin olvidarnos de la correa. Generalmente este es un período de 5 a 6 meses, y una vez que tiene aplicada la vacunación antirrábica.


¿Cachorro o Adulto?

Cuando uno compra un perro debe preguntarse primeramente si desea un cachorro o un perro adulto. La respuesta no es simple y depende principalmente de lo que uno es capaz de brindarle al perro.

Si nos decidimos por un cachorro sabremos que lo podemos entrenar a nuestro gusto, es decir, podremos potenciar las cosas que a nosotros nos complacen y “reprimir” las que no. Obviamente todo este proceso lleva un cierto lapso durante el cual tendremos que sacrificar nuestro propio tiempo y dedicar un esfuerzo para lograr el objetivo deseado.

Tengamos en cuenta que un cachorro es como un niño, tendremos que estar pendientes de todo lo que esté suelto en la casa y debemos reprender malas actitudes aunque esa payasada que hicieron nos cause risa y nos den ganas de abrazarlo.

Durante el tiempo que dure ese período de educación existe el agravante de que el Bearded es un perro muy independiente, y por lo tanto, permanentemente estará tanteando el terreno para saber cual es esa delgada línea que no debe cruzar.

Si usted es una persona muy ocupada y no tiene tiempo de educar un cachorro, entonces sería conveniente que adquiriese un animal adulto.

Traer a la casa a un Bearded adulto no trae aparejado ningún tipo de complicación, dado que el carácter del Bearded es excepcionalmente estable. Solo habrá que esperar el lógico período de adaptación, tanto al lugar como a las personas que habitan en su nueva morada. Por otro lado, ya un perro adulto no trae consigo todas las complicaciones que acarrea un cachorro, ya que está sociabilizado y sabe que se espera de él.


¿Entrenar un Bearded?

El truco para entrenarlos es convencerlos de que lo que queremos que hagan es algo que ellos también quieren hacer. Como todo cachorro el entrenamiento general del Bearded Collie debe empezar en el mismo momento en el que se lo adquiere.

Es importante saber que cuando queremos instruir a nuestro perro no debemos someterlo a sesiones maratónicas de enseñanza, con 10 minutos y un par de veces al día es suficiente. Todo el proceso debe hacerse de manera lúdica, jugando con ellos. A algunos les gustará que los recompensemos, otros simplemente se conformarán con un abrazo o un mimo, eso dependerá del carácter de cada perro. Lo más probable es que un Bearded quiera las dos cosas!!!

Algo fundamental a tener en cuenta es que siempre antes de darle una orden al perro debemos decirle su nombre. De esta forma se llama su atención y luego se le da la orden. Las órdenes deben ser de una sola palabra, por ejemplo “sentado”, o “vení”. Lo más probable es que debamos repetir muchas veces la orden, pero cuando la aprenda será para siempre.

Nunca debemos llamarlo por su nombre para castigarlo sino no responderá cuando lo llamemos para darle una orden. Simplemente es preciso decir “NO” en un tono seco y fuerte. De esa manera aprenderá a que el NO es lo que no se debe hacer.

El Bearded es muy inteligente y aprenderá rápidamente cuáles son las reglas a seguir en la casa, pero al ser muy sensible debemos ser muy cuidadosos en su educación, prodigándole mucho afecto y ternura tal cual él nos la brindará a nosotros. Solamente elevando el tono de voz servirá para que se de cuenta de que lo que hizo estuvo mal y que no queremos que lo siga haciendo.


Beardies famosos

Sin lugar a dudas el bearded más famoso es el protagonista de la película de Walt Disney del año 2006, The Shaggy Dog o, como se la conoció aquí, Un papá con pocas pulgas. Como película fue intrascendente pero si Ud. quiere ver un bearded durante 90 minutos alquilela!

También podemos encontrar beardies en un capítulo de la serie Alf, en una portada de hace años de la revista Anteojito, fugazmente en la película "Zohan: licencia para peinar" y, aunque no estamos seguros, en un capítulo de la serie "La familia Ingalls".