Un Angel Barbudo - Criadero de Bearded Collie


“A los primeros criadores del Bearded Collie por mantener viva una raza que ahora aporta gran placer a mucha gente del mundo entero”


Historia del Bearded Collie

Los orígenes del Bearded Collie se remontan a tiempo atrás y los historiadores caninos solo pueden especular como fue su historia exacta.

Kathrin Braund, en su libro “Uncommon dog breeds” (Razas de perro desconocidas), sugiere que los ancestros del Bearded Collie, el Highland Collie, fueron traídos a Gran Bretaña cientos de años atrás.

Es medianamente cierto que fue en Asia Central el lugar de nacimiento de todas las razas pastoras del mundo, entonces es lógico asumir que los perros acompañaron a las viejas tribus pastoriles que migraban hacia el Oeste.

En aquellos lejanos días del pasado, los perros eran usados para controlar y conducir los rebaños cuando se movían a través de Europa. Los perros que viajaban con los Iberos y Celtas arribaron a Britania y se establecieron en el norte de las Highland de Escocia.

En un documento datado en 1514, un capitán polaco llamado Kazimierz Brabaski, navegó a Escocia a comerciar granos por ganado ovino, llevando consigo a seis pastores polacos usándolos para el movimiento del ganado a bordo.

Los pastores escoceses quedaron tan entusiasmados con las cualidades y funcionalidad de estos perros que dieron un gran impulso al desarrollo de esa raza. Es un hecho que estos perros fueron cruzados con el Highland Collie, formando la línea fundacional del Bearded Collie.

Otra teoría es que las ovejas y el ganado, acompañados por perros, se movieron a través del mundo durante la edad media. Entonces es posible que los ancestros de los beardies pudieran haber sido el pastor del Cáucaso, el conocido Pastor de Brie de la Francia actual o el Pastor Escocés o Collie.

Este tipo de perro puede ser visto en el Barbucho o Pastor de la Patagonia. Como muchos colonizadores escoceses se establecieron en el valle de Chubut y otras partes de la Patagonia, hay una vinculación relativamente cierta con el pastor escocés.

Clifford Hubbard escribió en su libro “Working Dogs of the world” (Los perros de trabajo del mundo) que el Barbucho toma su nombre de la traducción literal del vocablo “beard”, que significa “barba”.

James Dalgliesh, en su libro “The Collie” (El Collie) promueve la posibilidad que el Bearded Collie está cercanamente relacionado con el Viejo Pastor Ingles (Old English Sheepdog), siendo que ambos se originaron en Escocia. Sin embargo, es más razonable decir que son primos o perros de una tipicidad similar a decir que entre ellos existe un lazo sanguíneo más cercano.

Hay una pintura histórica llamada “The Sheepdog” (El perro pastor) de Philip Reinagle que representa un tipo de Old English con cola, la cual es mostrada como un pastor escocés actual que seria llamado Bearded Collie.

El Bearded Collie, conocido como el Highland Collie, se mantuvo apartado en las Highland de Escocia durante el final del siglo XIX y principios del XX, un período en el cual los pastores estaban más ocupados en encontrar y criar buenos perros de trabajo.

Como resultado, el Bearded Collie se mantuvo relativamente puro y la raza que fuera originada centurias atrás forma la base de lo que tenemos hoy en día.

Los mas pequeños, livianos y marrones de las Highland fueron usados para el trabajo duro, a menudo haciendo un trabajo solitario, sin recibir órdenes del hombre y juntando las ovejas perdidas en las colinas o en pasturas entre las montañas.

Los beardies fueron también usados como conductores cuando ambos, perros y hombres, llevaban a los animales por los senderos, ladrándolos para evitar que se dispersasen o espantándolos para continuar la marcha.

Eran los marrones, los Mountain Dogs, los que trabajaban en forma solitaria en la mayoría de los casos para mantener el ganado unido.

Los perros negros, más grandes, llamados Lowland, eran más a menudo usados como perros conductores llevando a los animales desde las pasturas, por los caminos, hasta el mercado.

De esta descripción se desprende que los Bearded eran criados en diferentes regiones, los marrones en las zonas más montañosas, mas áridas y los lowland en las zonas de los valles al pie de las montañas. Lowland, traducido, sería tierra abajo, o tierras del valle.

Los Bearded Collie actuales serían la unión de estos dos grandes grupos o líneas.

En 1912, Russel Greig, trató de promover al bearded y formó el Bearded Collie Club de Edimburgo, pero su actividad se interrumpió con la I Guerra Mundial.


El la década del 30, Mrs. Cameron Miller crío y exhibió beardies, pero cuando ella murió nada se hizo con la raza hasta el registro de los primeros ejemplares: Jeannie Of Bothkennar en 1948 y Bailie Of Bothkennar en 1949.

Solamente un puñado de gente, y eran principalmente granjeros, mantuvieron beardies en los años de la guerra. Ellos tenían el pelo largo y enredado, trabajoso para mantener limpio, y más lentos en el trabajo que los veloces perros de trabajo de manto corto, como los Border Collie.

Afortunadamente alguna gente los cuidó, y fue solo por sus denodados esfuerzos que el Bearded Collie sobrevivió. Los propietarios de Bearded de show fueron muy conocidos por el maravilloso trabajo de Mrs. G. O. Willison, cuyo prefijo Bothkennar está delante de todos los perros de show de la actualidad.

Mrs. Willison fue determinante para el desarrollo de la raza, y en 1955 ella convocó a todas sus amigas para tener suficientes asociados y formar el Bearded Collie Club.

Mrs. Clare Bowring fue nominada para ser presidente, luego Jimmie Garrow y por último Frank Williemas, junto con varios miembros de su familia, hicieron el número necesario para afiliarse con el aporte de 2 libras.

Sin embargo, no fue hasta 1967 que el registro alcanzó la mágica cantidad de 150 perros y la raza pudo ser oficializada.

En Crufts, en el año 1959, fue la primera vez que el Challenge Certificated fuera ofrecido para la raza, o sea la primera vez en la cual se disputaron puntos para el campeonato de la raza.

Traducción y adaptación del libro “The complete Bearded Collie” de Joyce Collis y Pat Jones por Tatiana de Tommaso y Alejandro Canestro.


El Bearded Collie en Argentina

El primer bearded collie registrado en la Argentina fue Brunsnig´s Nightrider, proveniente de Norteamérica. Disputó su primer punto de CAC (Certificado de Aptitud a Campeón) el 26 de Septiembre de 1992 en el Lomas de Zamora Kennel Club con el juez Robert Wilson.

En esa misma época los criaderos Manoir du Lac y Torella Nonna dieron los primeros pasos en la crianza del Bearded Collie en el país.

A mediados de los 90 y gracias al trabajo de la Sra. Elba F. de Bruno Magnasco se produce un importante cambio en la raza. La llegada de Ranmar Bardmoor Boca Grande (Julepe) al país marca un antes y un después en las pistas argentinas, siendo el primer beardie en llegar a finales de exposición y figurar en el ranking nacional de todas las razas.

A Julepe le siguieron los machos Cedomas Ranmar Diagnosis Murda, Brenriga´s Frankly my Dear (en copropiedad con la Sra. Soledad Pinto de Chile), Walkoway´s Comet y Lopes y las hembras Ranmar Rosy Red Mist, Ranmar Ripe Blueberry y Always Blue del Shaleemar.

Estos ejemplares provenían de los más importantes criaderos de la época, como lo eran los americanos Ranmar Ranch de Arlene Rubestein y Walkoway´s de Cris Walkowicz o Brenriga´s de Inglaterra y Shaleemar de España.

De estos ejemplares descienden la gran mayoría de los beardies que vemos hoy en día pero, sin lugar a dudas, el más alto exponente de la raza ha sido Napoleón de un Rebaño Escoces, hijo de una cría de Ranmar Ripe Blueberry y Diotima Bear Necessity (Andrew), el perro más importante de los 90 en los Estados Unidos.

Napoleón obtuvo los títulos de: Gran Campeón Argentino, Campeón Mundial, Campeón Latinoamericano, Campeón Internacional, Vencedor de Americas y el Caribe, siendo además el primer bearded latinoamericano en obtener el título de Campeón en los Estados Unidos.

Estos logros fueron los que provocaron que el bearded collie argentino sea reconocido nacional e internacionalmente, elevando a la raza a lo más alto desde su ingreso al país.

A comienzos de 2007 un grupo de entusiastas de la raza Bearded Collie, liderados por la Sra. Elba Fuente de Bruno Magnasco decidieron reunirse con el fin de realizar actividades que promovieran las cualidades de tan bellos ejemplares.

Fue así como se convocó a criadores y tenedores de ejemplares de la raza a una reunión en Marzo de 2007 en la cual se decidió dar forma al Club del Bearded Collie.

Nacía así el Bearded Collie Club Argentino, el cual desde esa fecha al día de hoy ha desarrollado numerosas actividades tendientes a promover y fomentar el desarrollo y la crianza de la raza Bearded Collie en el país.

A fin del año 2008 la Federación Cinológica Argentina otorgó el reconocimiento al BCCAR como Club Especialista de la raza en Argentina.

Investigación y redacción: Tatiana de Tommaso y Alejandro Canestro